Buscando la NATURALEZA en tiempos de confinamiento

Como profesionales que trabajamos en un Entorno Natural Saludable (ENS), como es un Centro de Talasoterapia, sabemos de la importancia de mantenerse en contacto con la naturaleza y el efecto beneficioso que produce sobre nuestro estado de salud. Estos  ENS son una evolución del concepto clásico de Paisajes Terapéuticos establecido por primera vez en 1992 por el geógrafo de la salud, Wilbert Gesler.

cies

En el momento actual, ante la Pandemia del COVID19, tenemos y debemos de quedarnos en casa, y ser conscientes de que debemos de hacerlo adecuadamente, sin trampas ni pillerías infantiles, porque nos va la salud en ello y en muchos casos la vida, la propia o la de cualquier otro ciudadano.

¿Cómo mantener este contacto con un entorno natural cuando estamos confinados entre cuatro paredes? Buscar nuevas formas de disfrutar de la naturaleza no sería demasiado difícil si supiéramos aprovechar las largas horas del día para rodearnos de naturaleza, aunque solo sea a través de una realidad virtual. Si por desgracia desde nuestras ventanas no pudiéramos ver un pequeño jardín o un humilde paseo arbolado, tenemos a nuestra disposición unas tecnologías de la información y la comunicación como nunca nos pudimos imaginar.

Aprovechémoslas pues, para en vez de estar constantemente reenviando -en un bucle infinto- una gran cantidad de frivolidades, cuando no bulos o falsedades; y busquemos imágenes de paisajes y documentales, visitemos virtualmente museos y paseemos sin prisas recorriendo las salas de pintores paisajísticos, sumerjámonos también en la naturaleza a través de la lectura de textos literarios, de una canción o un concierto que nos evoquen esos espacios naturales.

Podría parecer una vanalidad la idea de que en situaciones de confinamiento, el poder contemplar una pequeña porción de la naturaleza ejerciera un efecto saludable, pero no es así.

En 1980 Roger S Ulrich, profesor de Arquitectura Hospitalaria, publicó en una prestigiosa revista científica, con el ingenioso título de “Las vistas de la ventana pueden influir en la recuperación tras la cirugía”, un trabajo en el que estudió la evolución de pacientes ingresados en una planta de cirugía tras una intervención quirúrgica, comprobando que aquellos que estaban en habitaciones cuyas ventanas les permitían ver un pequeño espacio ajardinado, acortaban el tiempo de ingreso y disminuían el consumo de analgésicos, frente a los que desde las ventanas de su habitación solo veían paredes de edificios.

Los resultados, recibidos inicialmente   con   cierto   escepticismo    por    la  comunidad médica,  fueron ampliamente confirmados con estudios posteriores que demostraron similares resultados con pacientes de diferentes patologías.

El siguiente paso fue estudiar si ese mismo efecto favorable podría obtenerse con la visión de imágenes de la naturaleza (fotografías, murales, etc) en aquellos centros que no dispusieran de espacios naturales a su alrededor; los resultados fueron también  positivos, aunque de menor relevancia.

A la espera de poder disfrutar de los verdaderos Entornos Naturales Saludables, aprovechemos las alternativas que tenemos en casa para evocar la naturaleza perdida.

El confinamiento actual nos permite disfrutar de tiempo, de mucho tiempo para que echemos mano de él con inteligencia en vez de malgastarlo en la vorágine de un carrusel de actividades sin fin.

Démonos un respiro y reflexionemos sobre nuestros estilos de vida y el impacto que tienen sobre el cambio climático y el deterioro progresivo de los entornos naturales, para que este déficit de la naturaleza sea solo transitorio.

Nada volverá a ser como antes, de eso no hay duda, y cuanto antes seamos consciente de ello mejor nos irá. Este tiempo de confinamiento será beneficioso si dejamos de vivir contra nosotros y comencemos a vivir para nosotros, en armonía con nuestro entorno social y medioambiental.

Los Entornos Naturales Saludables estarán siempre ahí para impulsar este cambio de estilos de vida, no solo necesario sino imprescindible.

Salvador Ramos Rey

Director Médico.                                                                      Oia, 28 de marzo de 2020

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *