Categoría: salud

El momento del sosiego para pensar y reflexionar

Confinamiento 2ª Fase

El momento del sosiego para pensar y reflexionar

Finalizada ya nuestra quinta semana de reclutamiento en casa, a la que hemos llegado envueltos en un sinfin de actividades que no nos dejaran ni un minuto libre, con la confianza de que así pasaría más rápido este tiempo de confinamiento; pero hete aquí que el tiempo de confinamiento se ha prolongado y agotados o aburridos ha llegado el momento de plantearnos ¿y ahora que hacemos? Para intentar dar respuesta a esta pregunta, Alabanza de la lentitud, libro del neurobiólogo italiano Lamberto Maffei, puede ser una lectura muy adecuada.

Alabanza de la lentitud - Alianza Editorial

Alabanza de la lentitud, Lamberto Maffei – Alianza Editorial

Hallándose en Florencia decide visitar el Salón de los Quinientos de Cosme I de Médecis (1512-1574), porque “cuando me vence la melancolía y me persiguen sin razón alguna los pensamientos tristes, busco refugio en la belleza y no hay Prozac que valga. Un museo de arte produce mas serotonina que un fármaco cualquiera”.

Descubre en los frescos del techo, obra de Giorgio Vasari, unas imágenes extrañas y sorpendentes que representan a unas tortugas que llevan sobre su caparazón una enorme vela hinchada por el viento, y una leyenda que las acompaña “festina lente (apresuraos con lentitud)”, proverbio de la época en el que la tortuga simbolizaba la lentitud y la vela hinchada por el viento, la rapidez ; que reflejaban el modo de pensar de Cosme I, piensa y reflexiona antes de actuar.

Favola della tartaruga con la vela – Muse Firenze

Su contemplación le lleva a reflexionar sobre la lentitud como una meta del pensamiento y del camino a recorrer, “caminar a mayor velocidad no equivale a conocer mejor lo que ofrece el camino”, y analizar las ventajas y desventajas de una civilización como la nuestra en la que predomina la rápidez y en la que prevalece el hacer sobre el pensar. Nos aconseja utilizar los dos métodos de proceder pero, eso sí,  cambiando el orden para que el  pensamiento preceda a la acción “pensar lento y actuar rápido”.

Antes, como ahora, predomina la rápidez y en la que prevalece el hacer sobre el pensar

Como neurobiólogo nos recuerda que nuestro cerebro posee ambos mecanismos de respuesta al medio, tanto mecanismos ancestrales y rápidos, casi automáticos y en gran medida inconscientes, con otros mas lentos, aparecidos con posterioridad y que son fruto del razonamiento.

La vida actual presidida por la inmediatez, facilitada por una comunicación fundamentalmente visual que nos lleva a respuestas casi instántaneas por medio de tweets, likes, etc, tiene sus inconvenientes dado que “ el ritmo de la vida moderna y el pensamiento rápido carecen por naturaleza de paciencia, una cualidad gracias a la cual sabemos esperar antes de juzgar y actuar, que se contrapone a esa decisión rápida que parece aterrorizada por el tiempo que se escapa”.

Este pensamiento rápido favorece el consumismo, el consmumo poco reflexivo, “porque desata una  bulimia del consumo, que se convierte en deseo y al mismo tiempo de distracción”.

Ambos pesamientos, tanto el rápido como el lento, son necesarios y al mismo tiempo complementarios; la plasticidad de nuestro cerebro nos permite modularlos y frente al consumismo que estimula el pensamiento rápido, nos aconseja cultivar la palabra, el placer de charlar, disfrutar de las artes y de las humanidades, etc, que estimulan el pensamiento lento y nos ayuden a evitar la evolución -o más bien involución- desde el Homo sapiens al Homo videns (G. Sartori, 1999) “Que a través de un homo televidens, dado el predomino de la comunicación teledirigida, lleguemos al hombre del consumismo”, el Homo consumens (G. Sartori,,2007) y (Z. Bauman. Vida de consumo, 2007).

Homo videns. La sociedad teledirigida, G. Sarrtori – Editorial Taurus

Esta dicotomía entre lo rápido (fast) y lo lento (slow) se ha evidenciado en otros terrenos como el de la alimentación, dónde hoy oímos hablar de fast food (comida rápida). “Pensamiento rápido y fast food estan unidos armónicamente, porque el primero crea a la segunda que, a su vez, es una criada fiel del primero”.

Frente al domino del modo de alimentarse que representa la fast food, surgió en el año 1986, en Italia, y de la mano de Cartlo Petrino, periodista especializado en gastronomía, el movimiento Slow Food, que reivindica un modelo de alimentación más natural y sostenible. Dicho movimiento alcanza una rápida difusión internacional presentando su manifiesto en 1989, en París durante su primera reunion Internacional.

Slow Food International

En el ámbito de la medicina también se ha producido este elogio de la lentidud. La primera vez que se utilizo el término de medicina lenta, fue también en Italia por el cardiólogo Alberto Dolara en un artículo publicado en el año 2002 en una revista de cardiología. “En la práctica clínica, la hiperactividad a menudo es innecesaria. Adoptar una estrategia de ‘medicina lenta’ puede ser más gratificante en muchas situaciones. Tal enfoque permitiría a los profesionales de la salud y, en particular, a los médicos y enfermeras, tener tiempo suficiente para evaluar ampliamente los problemas personales, familiares y sociales del paciente”.

Ese artículo fue el germen para que un grupo de profesionales socio-sanitarios, pacientes y ciudadanos en general pusieran en marcha el movimiento Slow Medicine con el objetivo de promover procesos de atención basados ​​en la escucha activa, el diálogo y el intercambio de decisiones con el paciente. Estrechamente relacionado con el movimiento SlowFood, ambos surgieron en la región italiana de Turín, no solo comparten logotipos similares, sino que cooperan en publicaciones científicas y populares.

Slow Medicina

Slow Medicine

Para el logo de Slow Medicine, se eligieron dos caracoles que representan una relación equitativa entre el profesional sanitario y el paciente, reivindicando una Medicina sobria, respetuosa y justa. Desde su inicio en Italia en el año 2011, este movimiento ha ido extendiéndose, con algunos matices diferenciales, por otros países como EEUU y Brasil; también ha establecido sinergias con otros movimientos que buscan humanizar la práctica de la medicina y la asistencia sanitaria, en mundo tan frío y tecnológico como el actual, y ese es el caso de su relación con el de la Medicina Narrativa, que propone un modelo para una práctica médica humana y efectiva, que requiere una competencia narrativa, es decir, la habilidad para reconocer, absorber, interpretar y actuar en las historias y condiciones de los demás.

Portada de la ponencia Medicina Narrativa

Promueve una mayor presencia de las Humanidades en los programas docentes de las Ciencias de la Salud, así como dar mayor voz a los pacientes para que relaten su enfermedad

El relato de su padecimiento y el contexto cultural dónde está inmerso le darán un significado singular a su patología y a la historia clínica “aséptica” y “objetiva” que escribimos los médicos.

Slow Tourism, una tendencia en el turismo mundial

Otro de los ámbitos en donde se incorporó la filosofía del pensamiento lento fue en el del turismo, empezando a cuestionar el modelo de turismo predominante, masivo, fugaz y de consumo rápido, en el que el único interés parece ser el de dejar constancia a través de fotografias y selfis de que se ha estado allí, en vez de contemplar y disfrutar del entorno en el que uno se encuentra. Ahora más que nunca será necesario cambiar de raíz ese modelo, ya que el turismo va a ser uno de los sectores mas dañados económicamente por la pandemia del COVID19. El movimiento de Slow Turismo,  lento, sostenible y respetuoso con el medioambiente, será una alternativa atractiva y necesaria.

Uno del sectores donde confluyen mas claramente estos tres modelos del movimiento Slow, es el sector Termal. Los Talasos y los Centros Termales en general, por sus orígenes y características llevan en sus genes la impronta del pensamiento lento.

A ellos acudían la gente en busca del sosiego y los cuidados necesarios para hacer frente a los infortunios de la vida diaria, o al no menos importante “cansancio vital”; buscando la hospitalidad que aportaban y que manaba del entorno natural donde se ubicaban y del modelo de atención y cuidados que se ofrecían. Pero que este pensamiento lento esté en nuestros orígenes no nos ha librado de que se haya ido debilitando en un ambiente donde predomina la rapidez y el consumismo sin freno. Como nos recuerda el autor del texto que comentamos, ese pensamiento lento hay que estimularlo y promoverlo.

Sesión de fisioterapia en agua de mar con nuestra fisio Elena Villacieros.

Esta necesidad de la lentitud y la paciencia como virtudes, será cada vez más apremiante en el escenario actual y en el  futuro próximo.

Preparémenos para cuando podamos volver a la normalidad, pero siendo conscientes de que esa normalidad será una “nueva normalidad”, que nada tendrá que ver con la vida normal que llevábamos antes de la pandemia.

Como sucede siempre, las crisis llevan consigo nuevas oportunidades; aprovechémoslas, sabiendo que seran difíciles y costosas. Nuestros centros tendrán que rediseñarse, tanto en los espacios como en los procedimientos, para cumplir unas normas higiénico-sanitarias cada vez mas exigentes; tendremos también que rediseñar los servicios a ofrecer a unos usuarios, que no seran los mismos que antes, porque aunque lo fueran, vendrán con nuevas necesidades.

Practiquemos pues el “festina lente”, pensando despacio para poder actuar deprisa, recuperando ese pensamiento lento que nos permita centrarnos en lo esencial prescindiendo de lo accesorio, recuperando nuestra esencia para reivindicarnos como excelentes Centros de Cuidados para esta “nueva normalidad”.

No hay tiempo que perder.

Salvador Ramos Rey

Director Médico.                                                                   Oia, 26 de abril de 2020

Cuidar. La importancia del cuidado en tiempo de pandemias

CUIDAR no es solo la atención y el adecuado cuidado de una persona durante una lesión o enfermedad.

Todas las personas, por nuestra propia naturaleza somos vulnerables y por lo tanto en algún momento de nuestra vida vamos a necesitar ser cuidados o cuidar a otra persona, ya sea un  familiar o amigo.

A finales del año 1996 el prestigioso centro de investigación en bioética,  Hastings Center de Nueva York, convocó  a un equipo de estudiosos internacionales, coordinado por Daniel Callahan, que tras semanas de debate llegaron a un amplio consenso en base al cual se elaboró el documento “LOS FINES DE LA MEDICINA: El establecimiento de unas prioridades nuevas”, en el que se debate y reflexiona sobre cuáles deberían ser las prioridades en la práctica de la medicina en la sociedad actual.

Establece que los fines de la medicina deben ser algo más que la curación de la enfermedad y el alargamiento de la vida, y que se ha de poner énfasis en aspectos como la paliación del sufrimiento, situando al mismo nivel el CURAR y el CUIDAR.

En el prólogo de la edición española de este documento, la experta en Bioética Victoria Camps nos recuerda:

“La medicina ha de estar motivada no por el orgullo profesional sino por el beneficio del paciente. Tiene que procurar ser fiel a sí misma y mantenerse como algo viable y sostenible., no dejarse arrastrar por un desarrollo tecnológico imparable”.

Cuidar en el ámbito sanitario, es también llevar a cabo políticas adecuadas de Salud Pública y Promoción de la Salud con el objetivo de prevenir la enfermedad y preservar la salud de las personas. Ello implica establecer prioridades y asignar recursos.

Baño de luz

Baño de Luz; 1923 .Pintor: Seijo Rubio. Sanatorio Marítimo de Oza (A Coruña)

Desgraciadamente, en el modelo sanitario predominante, centrado en la atención hospitalaria, los recursos económicos en estas otras áreas se han ido mermando a lo largo de los años, lo qué junto a la infravaloración de la Atención Primaria, han limitado la capacidad de respuesta de nuestro sistema sanitario ante una emergencia de salud pública como la que estamos viviendo.

En este escenario de crisis surge más que nunca la necesidad de CUIDAR y de extremar los cuidados, por tres razones fundamentales:

  1. Para no contagiarnos y/o enfermar.
  2. Para no contagiar a las personas más vulnerables.
  3. Para no colapsar nuestros centros sanitarios.

Paradójicamente el elemento más frágil resultó ser, el que en teoría debería ser el más potente, nuestro Sistema Sanitario.

A su cuidado tuvimos que acudir todos: en primera línea los profesionales sanitarios que atienden sin descanso a todos los afectados, en condiciones difíciles y acompañados siempre de una larga serie de otros profesionales imprescindibles para que el centro sanitario funcione;  en segundas líneas, pero no menos importantes un gran número de profesionales de todos aquellos sectores imprescindibles para cubrir las necesidades básicas de la población; y por supuesto toda la ciudadanía: las personas que cumplen las normas de confinamiento y ejercen su autocuidado, muchas ellas en condiciones precarias; las personas que se ofrecen como voluntarias para atender las múltiples necesidades que van surgiendo; y las cuidadoras no profesionales que, no solo en situación de pandemia, cuidan día a día a personas en su domicilio, y que constituyen ya una nueva clase social: el CUIDATORIADO, tal como la define la Catedrática de Sociología Mª Angeles Durán Heras en su obra “La riqueza invisible del cuidado”, clase social formada fundamentalmente por mujeres  -otra flagrante desigualdad-, que sin remuneración alguna soportan la mayor parte de lo que profesora Durán define como “Los costes invisibles de la enfermedad”.

Sorprendentemente, en esta pandemia, los más descuidados han sido nuestros mayores, los que nos cuidaron antes y que gracias a sus cuidados llegamos a ser lo que somos.

Con ellos hemos adquirimos una deuda infinita, que como sociedad nos obliga a replantearnos el modelo de atención socio-sanitaria que les estamos ofreciendo.

Eran los más frágiles, vulnerables y los más necesitados de atención.

Este año 2020 será recordado con el Año del Coranovirus, cuando en realidad era y es el Año de la Enfermería, recién establecido por la OMS para resaltar la importancia de esta profesión, ¡qué nueva paradoja nos presenta esta pandemia!

El Coranovirus, les usurpa su año de conmemoración a estas profesionales que están formando parte de esa primeara línea de atención a los afectados por el COVID-19.

Los profesionales de enfermería son los expertos y referentes en el ámbito del CUIDADO, ya que el cuidado es el centro de la actividad enfermera, pero “Sin embargo, debemos insistir que la práctica del cuidado no es una característica inherente y exclusiva de la enfermería, sino que afecta e incluye a todas las profesiones relacionadas con las ciencias de la salud y a cualquier actividad que pretenda mejorar la vida de las personas” (Ester Busquets Alibés: Ética del Cuidado en Ciencias de la Salud).

La enfermería es y seguirá siendo la referencia para promover la Cultura del Cuidado, y el modelo en el que nos debemos fijar para Cuidarnos y Cuidar a los que lo necesitan.

Después de la Pandemia del COVID-19 nada será igual y el escenario en el que nos vamos a mover en el futuro inmediato, será totalmente diferente.

Todos, tanto a nivel personal como profesional, institucional o corporativo, tenemos que prepararnos para actuar en ese nuevo escenario.

Este desafío también nos afecta como Centro de Talasoterapia. La disyuntiva para todos estará en elegir entre: RECUPERAR el tiempo perdido para volver a la “normalidad” de nuestras actividades previas a la pandemia, como si nada hubiera cambiado; o por el contrario REPENSAR y rediseñar nuestros modos de vida, nuestra visión de negocio o nuestra filosofía de Centro.

Esperemos que los efectos de la pandemia que estamos viviendo nos haga conscientes de nuestra vulnerabilidad y fragilidad, y nos aporte la luz necesaria que nos oriente hacia esta Cultura del Cuidado que nunca hemos debido de abandonar.

Amén y Aleluya.


Salvador Ramos Rey

Director Médico.                                                                            Oia, 6 de abril de 2020

Sácale todo el partido a tu compra semanal

Nuestro chef Javier Fins te propone la compra semanal

La idea que os proponemos es poder sacar el máximo partido a los ingredientes y alimentos que compremos, intentando hacer una dieta lo más equilibrada posible, que sea divertida y variada.

Se trata de una cocina de casa, por lo cual no hablaremos de cantidades ni tiempos, esta cocina debe ser intuitiva y ayudarnos a planificar las comidas y cenas de varios días .

Chef Javier Fins Jefe de Cocina en HTA

El Chef Javier Fins, Jefe de Cocina en HTA

Propuesta de cesta de la compra de nuestro Chef

A continuación, haremos un ejemplo de una lista de la compra. Describiremos las opciones que nos pueden brindar los distintos alimentos para confeccionar comidas y cenas para 5 días, intentado sacarle el máximo rendimiento.

Lista de la Compra:

  • Pechuga de pollo fresca
  • Cuarto trasero de pollo fresco
  • Carne de ternera picada (redondo, cadera…)
  • Caballa entera fresca
  • Lomo salmón fresco limpio de espinas
  • Lomo de bacalao a punto de sal(ultracongelado)
  • Pieles de jamón y hueso
  • Harina
  • Huevos
  • Garbanzos
  • Pasta (a mi me gustan muchos los tortiglioni, son tipo macarrones gruesos)
  • Arroz bomba
  • Tomate triturado
  • Cuña de queso curada
  • Zanahorias
  • Cebolla
  • Ajo
  • Puerro
  • Calabacín
  • Calabaza
  • Espinacas
  • Champiñones
  • Nabizas o grelos
  • Judías
  • Lechuga
  • Tomates
  • Pepinillos
  • Patatas
  • Atún en aceite

Por otro lado, daremos por hecho que ya contamos con ingredientes tales como; sal, pimienta, acete, vinagre, alguna especie (orégano, albahaca…), mayonesa, kétchup, azúcar, pimentón, mostaza…

caballa

Caballa con caldo de jamón

Con estos productos que hemos obtenido lo primero que debemos hacer es decidir qué tratamiento le vamos a dar a cada producto fresco (pescado y carne), ya que es lo primero que se nos puede estropear.

Si compramos una pechuga de pollo entera, podemos dividirla en dos partes, una la dejamos bien filmada en el frigorífico, la otra la protegemos bien y la congelamos.

El cuarto trasero lo dejamos en el frigorífico para asar en el segundo día.

La ternera la dejamos refrigerada en la nevera para utilizar el tercer día.

La caballa la pediremos desespinada o lo podemos intentar nosotros mismos. Sacaremos las espinas pequeñas que nos quedan en los lomos con la ayuda de una pinza (como las de depilar).

El salmón también lo vamos a congelar para poder marinarlo 48hrs después.

Salmón marinado

DIA 1

Vamos a preparar la caballa. Una parte la vamos a dejar escabechada para poder comer en los próximos días ya que el escabeche nos ayuda a conservar el pecado varios días. Podemos hacer un escabeche sencillo con zanahoria, cebolla y puerro. Picamos estas verduras en juliana y las cocinamos bien cubiertas de aceite, lentamente. Cuando las verduras están cocinadas añadimos pimentón y removemos fuertemente para que no se queme, cortamos la cocción con un buen chorro de vinagre al gusto. Rectificamos de sal y pimienta. Sumergimos en el escabeche los lomos de caballa sin empinas ni piel. Tapamos y dejamos que se cocine el pescado, una vez frio conservamos en el frigorífico.

Comida:

Ahora podemos preparar el resto de la caballa para la primera comida. Por un lado, lavamos y cortamos en juliana; zanahoria, puerro y cebolla. Las salteamos y le añadimos unos pocos de champiñones laminados y espinacas, ponemos sal al gusto. Por otro lado, hacemos un caldo de jamón, rehogamos en aceite; puerro, ajo, pieles y huesos de jamón, añadimos agua y dejamos cocer y reducir. Hacemos cantidad para que sobre para otras elaboraciones. Finalmente, en una sartén antiadherente hacemos la caballa con un chorrito de aceite y sal, primero por el lado de la piel. No la cocinamos demasiado para que quede jugosa. Ponemos el pescado por encima de las verduras salteadas y rociamos con un poco de caldo de jamón colado. Tendremos nuestro primer plato; Caballa sobre salteado de verduras y caldo de jamón

Cena:

Vamos a elaborar la llamada tortilla vaga, básicamente es una tortilla hecha solo por un lado, por el lado que no se pasa por la sartén se le añaden los ingredientes que desees. En este caso vamos a agregarle un salteado de vegetales, pollo y queso (quedaría muy bien también con gambas). Salteamos el pollo que teníamos en el frigorífico con champiñones, zanahorias y grelos previamente escaldados (escaldamos solo lo que necesitemos y a los dos días antes de que se empiecen a poner feos, escaldamos el resto y conservamos en la nevera ). Batimos los huevos, añadimos sal y echamos en la sartén, removemos para que cuaje un poco, sacamos para un plato y por encima le colocamos el salteado de verduras, finalizamos con unas lascas de queso curado cortadas con un rallado o pelador. Tortilla vaga de vegetales, queso curado y pollo.

Aprovechamos por la noche para dejar a remojo unos garbanzos para cocer al día siguiente.

Tortilla vaga de gambas, verduras y chips

DIA 2

En primer lugar, escurrimos los garbanzos que dejamos a remojo la noche anterior y ponemos a cocer en el caldo de jamón que nos sobro de la caballa, si es necesario le añadimos agua, le ponemos también un trozo de zanahoria, un diente de ajo y cebolla. Una vez cocidos dejamos enfriar y refrigeramos. Los podemos guardar en botes de cristal y hervir los botes para que nos duren más tiempo, aun así, en un táper dentro de su caldo nos aguantaran en la nevera unos 3 o 4 días.

 

Comida:

Vamos a utilizar el cuarto trasero. Separamos el muslo del contramuslo para asar y lo limpiamos bien. A continuación, ponemos el pollo en una bandeja para meter al horno, antes de meterlo lo pintamos con una mezcla de mostaza, aceite, agua y alguna especie. Salpimentamos y lo metemos al horno para asar. Por otro lado, preparamos rápidamente un fondo de verduras (Ej.: zanahoria, ajo, puerro, cebolla…), le añadimos una pizca pimentón y al momento le ponemos agua, esto lo dejamos hervir un poco y se lo añadimos al pollo en la mitad de cocción. Freímos unas patatas cortadas tipo chip y hacemos un salteado de judías verdes cortadas en juliana fina y champiñón laminado, para acompañar. Servimos el pollo por encima de las verduras y patatas crujientes, salseamos con la salsa que queda en la bandeja del horno. Ya tenemos un Pollo asado a la mostaza sobre chips crujientes, champiñones y judías verdes.

Cena:

Para esta cena sacamos de la nevera la caballa escabechada del primer día. Preparamos una ensalada con lechuga picada, tomate pelado y cortado en daditos, cebolla cortada finamente y añadimos algún garbanzo de los que cocimos antes de la comida. A esto le metemos la caballa desmigada con la mano y también le podemos incluir la verdura del escabeche y aliñarla con el propio liquido de escabeche. Ensalada de caballa escabechada y garbanzos.

Sacamos del congelador a la nevera el salmón que congelamos el primer día, para marinarlo al día siguiente.

pollo asado

Pollo asado a la mostaza

DIA 3

Ponemos a marinar el salmón. Le sacamos la piel y revisamos que no tenga espina alguna (esto nos lo pueden hacer en la pescadería), lo cubrimos por la base y por encima, con azúcar y sal fina a partes iguales. A la mezcla de azúcar y sal podemos añadirle rayadura de cítricos y un pelín de su zumo. Dejamos en la nevera 4 horas. Después lo lavamos bien y guardamos en el frigorífico.

Comida:

En este caso haremos hamburguesas con la carne picada de ternera. Sazonamos la carne con orégano sal y pimienta, hacemos bolas del tamaño que queramos las hamburguesas y a estas bolas le metemos por el centro daditos pequeños de queso, le damos forma de hamburguesas y reservamos. Hacemos un arroz pilaf(arroz+ajo+cebolla+agua), también hacemos en la sartén unas rodajas finas de calabacín. Hacemos las hamburguesas al punto que queramos, el queso del centro debe quedar fundente. Emplatamos con un poco de arroz pilaf en la base del plato, lo cubrimos con las rodajas de calabacín y encima ponemos la hamburguesa. Sobre la Burger añadimos un huevo frito y ya tenemos un plato para saltarnos un día la dieta… Hamburguesa de ternera rellena de queso fundente con huevo frito sobre lecho de arroz pilaf y calabacín. El arroz pilaf que nos sobre lo podemos guardar en la nevera para utilizar en un plato que haremos en los siguientes dias.

Cena:

Vamos a hacer una crema. Utilizaremos las verduras que empiecen a ponerse feas, podemos utilizar; calabacín, calabaza, puerro, cebolla, espinacas, algo de ajo y patata. Primero limpiamos, pelamos y cortamos las hortalizas, las verduras de hoja (espinacas, acelgas…) es mejor añadirlas al final de la cocción de la crema. Una vez troceadas, las rehogamos y añadimos una pizca de sal, cuando empiecen a sudar y ponerse tiernas añadimos agua y dejamos cocer lentamente. Trituramos y rectificamos de sal. Esta crema la podemos acompañar de picatostes y con un poco del salmón que tenemos marinado, lo picamos muy fino. Crema de verduras con picatostes y salmón marinado.

Ponemos a descongelar en la nevera la pechuga de pollo que habíamos congelado para hacer al día siguiente los tortiglioni.

Cogollos

DIA 4

Comida:

Hoy cocinamos los tortiglioni en agua hirviendo con sal y una pizca de aceite, durante 8 minutos más o menos.  En una sartén rehogamos el pollo cortado en tiras finas, a continuación; añadimos un pelín ajo picado, zanahoria y champiñones laminados. Esto lo salpimentamos y le añadimos un poco de tomate triturado. Mezclamos la pasta con el sofrito, añadimos queso rallado y un pelín de agua de la cocción de la pasta, removemos hasta que quede bien cremoso. Tortiglionis cremosos con pollo y champiñones.

Sacamos a descongelar a la nevera el bacalao ultracongelado para comer al día siguiente.

 

Cena:

La cena de hoy será muy divertida, haremos unas fajitas o creps para rellenar con varios ingredientes, esto se pondrá todo en el centro de la mesa y podrás hacer las mezclas que mas te gusten. Para las fajitas utilizamos básicamente; harina, agua, aceite y sal. A esta mezcla le podemos añadir algún otro ingrediente para potenciar otro sabor o textura. A más harina, más gruesas nos saldrán, menos harina, más finas. Por otro lado, empezamos a preparar el resto de ingredientes; trituramos una parte de los garbanzos que tenemos guardados, con pimentón y alguna especia o hierva aromática que tengamos, para hacer una especie de hummus. Picamos lechuga en juliana y cortamos los pepinillos en rodajitas. Acompañamos también con el arroz pilaf que nos sobro de una de las comidas (o se hace fresco), picamos en juliana el salmón marinado, picamos cilantro u otra hierva si tenemos. Ponemos también cebolla encurtida (cebolla cocida en agua+sal+azúcar+vinagre+limón) y por último podemos hacer alguna salsa con mostaza, kétchup o mayonesa tipo alioli, tártara salsa rosa

Bacalao con garbanzos y verduras

DIA 5

Ponemos a cocer; huevos, unas patatas y zanahorias con piel, al final de la cocción añadimos unas judías. Esto lo sacamos del agua, dejamos enfriar y reservamos en el frigorífico para las cenas.

Comida:

Escurrimos y secamos los lomos de bacalao que dejamos en la nevera el día anterior. Marcamos el pescado solo por la parte de la piel a fuego fuerte en una sartén antiadherente con un diente de ajo laminado. Retiramos el bacalao. Añadimos a esta sartén un poco de jugo de los garbanzos cocidos y movemos haciendo un pilpil suave.  Aquí agregaremos un salteado de verduras tales como; nabizas, calabacín, zanahoria, puerro… Finalmente añadimos garbanzos y mas jugo si lo necesita, acabamos de cocinar el bacalao con la piel crujiente hacia arriba. Supremas de bacalao sobre pilpil de garbanzos y hortalizas.

Cena:

Vamos hacer una ensaladilla con lo que cocimos previamente antes de la comida. En primer lugar, pelamos los huevos, patatas y las zanahorias que cocimos con piel. Picamos todo, junto con las judías que también cocimos. Añadimos atún en lata escurrido, cebolla picada muy finita y pepinillo. Mezclamos todo y aliñamos con aceite, vinagre y sal. Le hacemos una base de lechuga y podemos poner mayonesa para quien la quiera. Ensaladilla tradicional con judías y pepinilllos

caballa

Ensalada de caballa en escabeche

Estas serian algunas de las opciones que podríamos hacer con estos ingredientes, hay infinitas opciones que se nos pueden ocurrir con estos mismos ingredientes, desde todo tipo de ensaladas, risottos, arroces, salteados, guisos, albóndigas de pollo/ternera…

Estas opciones de platos solo pretenden ayudar a la hora de organizar las comidas y cenas en casa y que os den ideas para elaborar distintos platos.

En las historias del instagram del Chef se pueden encontrar algunas de estas recetas y otras más detalladas: Instagram de @javierfins.

Fajitas

 

Otoño en Talaso Atlántico: la granada

En HTA celebramos la llegada de la estación otoñal.

Uno de nuestros productos preferidos del otoño es la granada.

Esta fruta de piel dura, pero con un interior repleto de semillas de color rojo que a su vez están llenas de jugo, nos aporta una gran cantidad de vitaminas y antioxidantes.

Desde el punto de vista de culinario los granos tienen la peculiaridad que están llenos de jugo que al morderlos explotan y nos dejan ese frescor dulce, pero con un final un pelín amargo.

La granada es perfecta para completar una ensalada, hacer una vinagreta distinta, una sopa fría, acompañar carnes, pescados y para elaboración de una gran variedad de postres, siropes y mermeladas.

El color resultón de los granos y su forma nos ayuda a hacer platos visualmente muy atractivos.

Hay varias formas de abrir una granada, vamos ver dos de las más utilizadas;

La primera opción puede que sea la más sencilla, pero es posible que algunos granos se rompan al cortarla.

En primer lugar, hacemos rodar la granada sobre una superficie dura presionándola con la palma de la mano, así conseguiremos que los granos se suelten.

El siguiente paso sería cortarla a la mitad y seguidamente con la ayuda de una cuchara de madera la golpeamos por las piel poniendo un bol debajo para que vayan cayendo todas las semillas poco a poco.

Esta segunda opción, nos puede dar un poco más de trabajo, pero creo que puede ser la que mejor nos permita aprovechar los granos.

En primer lugar, hay que cortar la corona, lo ideal es cortar la piel suficiente que nos permita ver las membranas que separan los granos de la granada en gajos.

Una vez retirada la corona, también tenemos que retirar el nudo que hay en el centro, seguidamente cortamos la piel en línea recta vertical por dónde va la membrana que separa los gajos de arriba a abajo.

Después, con las manos se abre la fruta por donde se han realizado los cortes como si fuera una flor, así quedan todos los granos a la vista, y se pueden ir retirando, con un poco de paciencia, pero sin apenas membranas que molesten.

Receta de Esparragos Blancos HTA

ESPÁRRAGOS: ALIMENTO SANO

El espárrago tiene un 90 % de contenido de agua y es muy bajo en calorías aproximadamente unas 17 por cada 100 gramos.

Es un diurético natural y a demás contiene mucha fibra, por lo que es muy valorado en las dietas de adelgazamiento.

Si hablamos de sus propiedades medicinales ,hay que destacar que es un buen aliado para combatir el ácido úrico y se aconseja introducirlos en la dieta diaria de las personas que tienen problemas cardiovasculares.

receta esparrago blanco hta

COMO PREPARAR ESPÁRRAGOS BLANCOS

1.- Lavamos los espárragos en agua fría y los secamos .Cortamos la parte más dura del tallo y cuadramos su tamaño.

2.- Ayudándonos de un pelador o puntilla, pelamos los espárragos desde debajo de la yema hacia abajo quitando la parte fibrosa que los cubre.

3.- Una vez pelados ,los atamos en manojo con una tela o hilo sin presionar mucho para que no se dañen ,pero que queden fijos.

4.- Ponemos a cocer agua en una cazuela alta junto con la sal ,azúcar y limón.

5.- Una vez empiece a hervir el agua, introducimos el manojo de los espárragos dejándolos cubierto hasta donde empiezan las yemas.

6.- Dependiendo el calibre de los espárragos los dejamos cocer unos 15/20 minutos a fuego suave (podemos pincharlos con un palillo para comprobar el punto de cocinado. )

7.- Pasado el tiempo de cocción ,volteamos cuidadosamente los espárragos en una fuente y los cubrimos con el agua de su cocinado, esta vez cubriendo las yemas también (dejándolos 5 minutos en reposo.)

RECETA DE ESPARRAGOS BLANCOS HTA

ESPARRAGOS BLANCOS A LA PLANCHA SOBRE CALDO DASHI, EMULSIÓN DE KIMCHEE Y TÁRTARA DE ALGAS

Después de cocer los espárragos los marcamos a la plancha con un poco de aceite y los retiramos.

Para el caldo dashi: Se pone agua a hervir y se le añade alga kombu deshidratada y bonito seco, se deja infusionar y se cuela. Para espesarlo se le añade un poco de goma xantana.

Para la emulsión de kimchee: En un vaso de túrmix se añade un poco de kimchee y leche bien fría, se va montando con la batidora de mano y añadiendo aceite de girasol hasta que vaya cogiendo la textura deseada.

Tártara de algas: Picamos en brunoise una cebolleta, picamos unas algas (lechuga de mar, codium y espagueti de mar) y esto lo mezclamos todo con un poco de mahonesa.

Montamos como en la foto y decoramos con unos brotes tiernos, salicornia, alga codium e hilos de chili.

Cancer de Mama: no todo es color de rosa

Acercándonos al 19 de Octubre, Día Mundial contra el Cáncer de Mama, epicentro del mes en el que se multiplican los mensajes en rosa que nos animan a comprar diferentes productos con la intención de ayudar a hacer frente a esta enfermedad; es bueno que recordemos cómo y por qué surgió esta iniciativa del Lazo Rosa.

Charlotte Haley

La primera sorpresa que no vamos a encontrar es que inicialmente el símbolo del lazo para reclamar más atención frente al cáncer de mama no era de color rosa, sino de color melocotón. Fue una iniciativa personal de una mujer de los EEUU, Charlotte Haley que, en 1991 sensibilizada por la alta incidencia de cáncer de mama en su familia y por los escasos fondos que el Instituto Nacional del Cáncer de los EEUU dedicaba a la prevención de la enfermedad, decidió elaborar manualmente lazos de color melocotón que acompañados de una tarjeta con el lema “Ayúdenos a despertar a los legisladores y a los Estados Unidos usando esta cinta ”, no solicitaba donativos, pretendía despertar conciencias y reclamaba una mayor atención a la prevención de la enfermedad.

Un años después y dado el éxito de su iniciativa, otras dos mujeres Alexandra Penney, experta en Marketing y editora de la revista Self Magazin y Evelyn Lauder, vicepresidenta de la compañía de cosméticos Estée Lauder se interesaron por incorporar la iniciativa de Charlotte Haley a su próxima campaña de sensibilización frente al cáncer de mama, pero Charlotte lo rechazo por considerar dicho proyecto demasiado corporativo y comercial. Estée Lauder cambió el color del lazo para evitar problemas legales, dando comienzo así a la campaña multinacional de la imagen rosa del cáncer. Desgraciadamente las reticencias de Charlotte Haley se han confirmado y el uso excesivo del lazo rosa para diferentes campañas y por entidades y corporaciones de todo tipo, ha ido desnaturalizando la iniciativa inicial de reclamar más esfuerzo y más inversiones en la PREVENCIÓN DEL CÁNCER DE MAMA.

En el TALASO ATLÁNTICO compartimos la filosofía de la iniciativa de Charlotte Haley y manifestamos nuestro compromiso con la Prevención, por lo que en nuestra Escuela de Salud y Bienestar hemos abordado en varias ocasiones diferentes aspectos de la prevención del Cáncer de Mama; ofrecemos también un Programa de Cuidado Integrales a personas afectadas por cáncer en el que la Prevención de las secuelas y de la recaída de la enfermedad son parte fundamental. Ambas iniciativas forman parte de la Política de Responsabilidad Social de nuestra empresa.

Salvador Ramos Rey

 

 

Envejecimiento activo y saludable

Envejecimiento activo y saludable: el reto de la longevidad

Con demasiada frecuencia infravaloramos todo lo relacionado con la vejez y el progresivo envejecimiento de nuestra población, resaltando sus aspectos más negativos y el coste creciente que supone hacer frente a sus necesidades asistenciales. Frente a la tendencia de marginar y discriminar a las personas mayores solo por su edad (edadismo, término y concepto acuñado en 1968 por el gerontólogo Robert Butler), deberíamos sentirnos orgullosos de la mayor longevidad de nuestra población y valorarla como un verdadero triunfo. La longevidad constituye todo un éxito de las políticas de salud pública y constata un mayor desarrollo socio-económico. Pero evidentemente esta mayor longevidad también representa un RETO y un desafío que obliga a impulsar políticas y programas para mejorar la SALUD, la PARTICIPACIÓN y la SEGURIDAD de las personas mayores.

Siempre que se habla de vejez y salud saltan las alarmas por el mayor gasto sanitario que representa su asistencia sanitaria, cuando lo realmente costoso no es la longevidad en sí, sino la mala salud, la discapacidad y la dependencia. Esta escalada de costes se relaciona, tal como reconoce la OMS, con circunstancias que nada tienen que ver con el envejecimiento sino con ineficiencias en la prestación sanitaria. Los Servicios de Salud actuales están concebidos para cubrir las necesidades anteriores a la transición demográfica (población cada vez más longeva) y epidemiológica (predominio de las enfermedades crónicas y degenerativas), que son muy útiles para atender procesos agudos pero ineficientes para atender las enfermedades crónicas y el creciente envejecimiento de la población. Ante esta situación se hacen necesarios Cuidados de larga duración, en los que la Promoción de la Salud, la prevención y manejo del declive, y la educación para el autocuidado son fundamentales. Si los Servicios de Salud no desarrollan la Cultura del Cuidado para dar respuesta a esta mayor longevidad, poniendo al mismo nivel el CURAR y el CUIDAR, verán comprometida su sostenibilidad y efectividad. Se trata que las personas vivan con salud el mayor tiempo posible aumentando no solo los años de vida, sino los años vividos libres de discapacidad.

Cuando hablamos de Envejecimiento Activo y Saludable, no nos referimos únicamente a la capacidad de estar físicamente activo, sino que se trata del PROCESO DE OPTIMIZACIÓN de las oportunidades de salud, participación y seguridad con el fin de mejorar la calidad de vida a medida que las personas envejecen, e implica su participación continua en las cuestiones sociales, económicas, culturales, espirituales y cívicas (Envejecimiento Activo: Un marco político. OMS, 2002). Este proceso de Envejecimiento Activo y Saludable para alcanzar sus objetivos, tiene que llevarse a cabo a lo largo de todo el ciclo vital, no solo en la etapa final de nuestras vidas.

Tenemos que ser conscientes de que las personas mayores no son un grupo homogéneo y de que la diversidad aumenta con la edad; hay que tener en cuenta también la perspectiva de género en el proceso de envejecimiento (mayor proporción de mujeres, peores condiciones económicas, el impacto acumulado de las desigualdades sociales, etc.), dado que las mujeres de edad avanzada son las que más necesitan el cuidado de la comunidad. Es una obligación social el proporcionárselo, ya que ellas en edades más jóvenes han asumido el papel de cuidadoras familiares no remuneradas, lo que ha limitado su desarrollo profesional y su seguridad financiera.

Los tiempos han cambiado y no podemos abordar el envejecimiento con criterios basados en la edad cronológica ni seguir las mismas estrategias que en épocas anteriores en  las que expectativa de vida tras la jubilación laboral era más corta. Lo jubilados de hoy en día representan a la generación más formada, informada y reivindicativa. Han luchado, en su adolescencia y juventud, recorriendo las calles de sus ciudades hace 50 años, reclamando más derechos civiles y libertad y hoy las vuelven a recorrer para defender unos derechos adquiridos que no están dispuestos a perder. Reivindican que quieren vivir la vejez de forma diferente a como lo hicieron generaciones anteriores, que se siente mayores pero no viejos, que se consideran un activo importante en la sociedad actual, y que quieren redefinir y diseñar su proceso de envejecimiento. Este grupo de edad, para algunos gerontólogos, define una nueva etapa del ciclo vital: la gerontolescencia (Alexandre Kalache, The Longevity Revolution. 2013).

Consideramos que, ante este reto de la longevidad, la Medicina Termal, y en nuestro caso concreto la Talasoterapia, puede contribuir a alcanzar el objetivo deseado de un envejecimiento activo y saludable, ya que compartimos una misma filosofía, la de la Promoción de la Salud y la Cultura del Cuidado, ofreciendo un entorno amigable y acogedor para las personas de cualquier edad; un modelo de atención basado en la comunicación y en la afectividad; técnicas de tratamiento naturales, poco agresivas y bien toleradas; y una serie actividades educativas que promueven la adopción de estilos de vida saludable, favorecen el autocuidado y la prevención de las posibles limitaciones funcionales que el paso de los años puedan acarrearles.

De todos estos aspectos hablaremos la próxima semana en una nueva Jornada de nuestra Escuela de Salud y Bienestar, en la que, desde distintos puntos de vista, profesionales y usuarios trataremos de analizar los desafíos que se presentan ante el progresivo envejecimiento de la población.

Adjuntamos el Programa de la Jornada a la que les invitamos a participar.

Salvador Ramos Rey
Director Médico
Centro de Talasoterapia Talaso Atlántico